miércoles, 24 de mayo de 2017

Capitales chinos arrasan nuestro mar



 >>> Uruguay amplió plataforma continental



>>> Para entregárselo a los chinos




Acuerdo de Libre Comercio Uruguay - China busca ceder un puerto pesquero a la flota china para el Atlántico Sur, con una zona franca incluída, esto generaría la depredación de los nares territoriales uruguayos hasta la Antártida dándole un toque de legalidad a las actuales incursiones ilegales de los pesqueros chinos arrasando con la riqueza de nuestros mares.


El anuncio de la llegada de empresas chinas en el ámbito de la pesca fue presentado como una buena noticia aunque podría traer consecuencias graves para nuestra comunidad. No sólo a las familias que viven de la pesca artesanal, sino al medio ambiente, a nuestros recursos naturales y a la actividad turística. La palabra de los especialistas, los antecedentes de este tipo de proyectos y el modus operandi de las pesqueras chinas aquí y en el resto del mundo.

960 trabajadores de FRIPUR fueron al seguro de paro

Representantes del Frigorífico Pesquero del Uruguay (Fripur SA), de los trabajadores de esa empresa y del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) firmaron el viernes un acta de acuerdo que establece que toda la materia prima ingresada a la planta será procesada para que se comercialice y se pueda pagar los salarios correspondientes a agosto. El jueves, los hermanos Máximo y Alberto Fernández, propietarios de la firma, comunicaron la decisión de cierre al titular del MTSS, Ernesto Murro, quien convocó con urgencia a un ámbito tripartito.



Adriana Pugliese // La Paloma Hoy

“Estuvimos visitando la ciudad de Soushan (…) de esa ciudad es que ha venido cuatro veces una empresa que opera en el rubro pesca y puerto, cuyo nombre es Helishen y que en julio del año pasado comenzó los contactos en nuestro país, y la realidad al día de hoy es que de la solicitud de permiso que han tramitado que fue para pescar merluza negra, tomando como base portuaria el puerto de La Paloma, esos permisos ya están adjudicados por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, por lo tanto, en este momento los barcos que vendrían a la pesca de ese recurso están en fabricación en China. Son tres barcos en los cuales lo que es importante para nosotros, y hemos mantenido reuniones con la ANP, es la aceleración de los procesos de ejecución de obras del puerto, para que los barcos cuando estén prontos puedan tener el calado suficiente para operar.” – este es el nudo del anuncio que realizó el Intendente Aníbal Pereyra a su regreso de China y que poco a poco fue encendiendo las alarmas de la comunidad de La Paloma y debería preocupar en realidad a toda la sociedad uruguaya.





Luego del fallido proyecto de Puerto de Aguas Profundas en Rocha y del indisimulable fracaso del Puerto Maderero en La Paloma - en el cual se malgastaron varios millones de dólares - el gobierno de Rocha busca un nuevo esquema que por lo menos sirva de promesa sobre futuras inversiones, pero parece seguir eligiendo el peor de los caminos: en lugar de potenciar el turismo, de invertir en mejores servicios, de trabajar sobre la seguridad y la infraestructura, está buscando que el Puerto de La Paloma se convierta en base de operaciones de pesqueros chinos…






***



China es el mayor mercado del mundo de pescado y tiene la mayor flota pesquera legal e ilegal de ultramar del planeta. El imperio asiático desarrolla la mayor parte de su pesca de ultramar en el oeste de África, y es allí justamente donde se han acumulado la mayor cantidad de denuncias por la actividad ilegal y la violación de los territorios marítimos.

En América Latina hace tiempo que algunos países ven con preocupación el interés chino en la zona ya que, en determinados casos, la falta de control hace que el territorio marítimo de nuestra región sea una verdadera oportunidad de llevarse todo lo que puedan, ya que nadie o casi nadie los vigila… Uruguay, en base a la superficie marítima que posee y a los medios con que cuenta, es el que está en la peor situación, ya que no puede controlar la actividad en su territorio marítimo. Hecho reconocido públicamente por el ex - ministro Fernández Huidobro ante un caso de pesca ilegal. Vale señalar que en Rocha hoy la vigilancia es prácticamente imposible. Fuentes de Prefectura nos indicaron que el primer paso es detectar la presencia de embarcaciones ilegales, para lo cual se necesitaría un Radar (el puerto de La Paloma no tiene Radar), y el segundo paso sería capturar a los buques, (la Prefectura asentada en Rocha no tiene embarcaciones para intervenir, ni está equipada o entrenada para ese tipo de acción…).


Entonces, darles permiso para pescar en nuestras aguas y que usen de base el puerto de La Paloma permitiría que llevaran adelante la operatoria ya comprobada en otros lugaes: que acuerden el ingreso de algunos buques pesqueros chinos mediante permisos de pesca, pero ingresen a pescar cientos de buques mellizos sin control alguno, o con un supuesto control formal que “tranquilice” a la población
. (Ver aquí los datos recogidos por el experto en industria pesquera César Augusto Lerena.)

Este sería, a todas luces, uno de los fundamentos principales del interés chino en esta zona.


***




Hoy en día en el puerto de La Paloma están trabajando alrededor de 30 lanchas o barcazas de pescadores artesanales, todos ellos pertenecientes al entramado social local. Hablamos con algunos de sus integrantes, quienes explotan de manera sostenible los recursos en La Paloma, y nos expresaron sus temores por la falta de controles del gobierno para con las empresas pesqueras de bandera china y las pésimas experiencias del pasado.


Debido a este interés manifestado en los últimos meses por los asiáticos en recalar en nuestra ciudad (de solo 4500 habitantes y cuya principal fuente de ingresos es el turismo) es que nos hemos abocado desde hace unos días a investigar la pesquería china y sus principales problemas en el mundo, pero principalmente en el sur, donde sabemos los inconvenientes que ha generado y por los cuáles los países limítrofes han negado sistemáticamente la instalación de bases pesqueras chinas en sus puertos. Para recabar datos e informes hemos consultado a especialistas del exterior y del país, a funcionarios de Prefectura, de la Intendencia, de la Administración Nacional de Puertos…


Ya sabemos: en Uruguay, poner un grabador sobre la mesa, y especialmente en Rocha, es como mostrar un arma. Algunos callan de inmediato o palidecen, otros aportan datos y conocimientos recién cuando el grabador se apaga… Sólo algunos hablan abiertamente.


Sin embargo, la información está disponible y con ella podemos exponer aspectos importantes y preocupantes de un proyecto cuya información, no casualmente, se retacea o apenas se insinúa. Los acuerdos se tejen a la sombra, cuando en realidad las leyes obligan a los gobiernos a informar a la población las decisiones que toman, sobre todo cuando se corre el riesgo de comprometer el patrimonio y el futuro, no solo de una zona, sino de todo un país.
***
“Si tuviesen que cumplir con normas, dejaría de interesarles explotar los recursos del Uruguay.”
Milko Mariano Schvartzman se especializa en investigar situaciones de abuso en ultramar. Comenzó el diálogo con La Paloma Hoy afirmando que conoce La Paloma y que conoce a fondo la manera de operar de la flota pesquera china: “También conozco el manejo pesquero con los barcos industriales de Uruguay; los temores de los habitantes de La Paloma están bien fundados.” – afirmó.
En un breve resumen de la situación planteada, Schvartzman explicó que “Debido a la escasez de pescado en el hemisferio Norte, y el agotamiento de los caladeros del Mar de China, éste país subsidia el combustible y el instrumental de su flota pesquera, para que viajen a zonas alejadas del Planeta, para explotar los recursos que ellos han hecho disminuir o desaparecer.”
Otro dato paradigmático es que, según explica Schvartzman “Las embarcaciones chinas tienen capitán y oficiales chinos, y el resto de la tripulación son semi-esclavos procedentes de países en situación desesperante, como Indonesia, Malasia y África. Los barcos chinos han sido denunciados en todo el mundo, y en Uruguay también, por el maltrato a la tripulación, y por la violación de los Derechos Humanos a bordo. En pocas palabras: los barcos chinos son barcos altamente depredadores, con combustible subsidiado por su estado, y con tripulaciones de esclavos.”
En estas condiciones, ninguna embarcación ni pescador de Uruguay puede competir con barcos que reciben subsidios estatales, que utilizan mano de obra esclava, y que además no cumplen con ninguna norma. “Si tuviesen que cumplir con normas - asegura  Schvartzman - dejaría de interesarles explotar los recursos del Uruguay.”
Es decir: un gobierno que se autodefine como progresista estaría impulsando un acuerdo con un país cuyo modelo de explotación pesquera no respeta los derechos a sus trabajadores, que destina a sus empleados a condiciones inhumanas y que realiza prácticas delictivas que son parte del negocio mismo…
En este sentido, el especialista señaló que, en los hechos, “el Gobierno del Uruguay no exige el cumplimiento de la más mínima norma ambiental (ni de pesca sostenible ni sobre contaminación), ni laboral, ni de seguridad a la navegación, a los barcos pesqueros extranjeros que operan en sus puertos” y opinó que no cree que este caso, con el posible acuerdo chino con Rocha, “vaya a ser una excepción.”


Vendepatrias
***
En cuanto a las consecuencias directas que esta actividad puede tener en nuestra zona, el especialista fue tajante: “En caso de que estos barcos obtengan permisos para pescar anchoíta u otra especie dentro del Mar de Uruguay, el impacto ambiental y social será devastador, como ya ocurre en varias regiones de África, donde se les ha permitido pescar mediante acuerdos con los gobiernos, y han causado severos daños en el ecosistema y en la economía de los pescadores locales.”
En este sentido, Schvartzman explicó que “El arte de pesca para la anchoíta que se utiliza es la red de arrastre, la cual tiene un severo impacto ambiental, es un método en el que se capturan especies no buscadas 'by-catch'. Además de los impactos del método de pesca, uno de los principales 'aprovechamientos' que se hace de la misma, es para transformarla en harina de pescado, lo cual, por un lado puede ocultar que especies acompañantes sean también hechas harina, y por otro lado, que se constituye en una forma muy poco sostenible de explotación de recursos pesqueros, ya que la anchoíta es una especie de alto valor nutricional, y al transformarla en harina, se la utiliza para forraje de especies de pescado criados en cautiverio, o mascotas, etc.”
Haciendo click aquí se puede acceder a un estudio reciente donde Montevideo es el segundo puerto pesquero del planeta más utilizado por 'reefers' directamente vinculados a la pesca ilegal.
***
Sobre la planta de procesamiento y su posible ubicación, que aún no fue definida o por lo menos informada por el Gobierno de Rocha – y cuya habilitación depende, como los permisos de pesca, del ejecutivo nacional- el especialista dijo que “Es muy probable que una planta de procesamiento de pescado se localice muy cerca del puerto. Pero, más allá del lugar en donde esté localizada, hay que tener en cuenta los impactos ambientales y sociales de la misma. En el caso ambiental, por ejemplo, el tema del manejo de los desechos de pescado y los fuertes olores que irremediablemente generan este tipo de plantas… Es posible que el paso posterior sea instalar un puerto pesquero.”
En este sentido, está claro que su efecto sobre la actividad turística puede ser gravísimo: ¿cuántas fuentes de trabajo crearía esta planta y cuantas destruiría por su actividad en la industria turística? ¿Cómo actuarán las instituciones que fomentan el comercio y el turismo en la zona ante esta situación de peligro latente? Algunas de ellas, por ejemplo - El Centro Comercial de Rocha y la Liga de Fomento y Turismo de La Paloma -ya están evaluando organizar reuniones con especialistas para ilustrar los peligros y consecuencias que esta actividad puede traer a la zona. Otras están convocando a encuentros para planificar acciones.
***
Anuncios que generan expectativas que luego se frustran o se guardan en un cajón y jerarcas que no dudan en aferrarse a proyectos nocivos que alientan dudosos beneficios para la zona, sin contar con los perjuicios y los efectos negativos  directos cuyos daños, en algunos casos, podrían ser irreparables, completan un cóctel más que preocupante.
Sería bueno saber por qué el gobierno de Rocha necesita agitar cada tanto este tipo de proyectos. Sería positivo que quede claro quién se hará responsable o pagará las consecuencias de estas decisiones y qué pasará con las familias que viven de la pesca artesanal y las que viven del turismo y sus actividades relacionadas… ¿Alguien puede creer que los pesqueros chinos se llevarán las especies especificadas cuando los especialistas señalan que las redes que usan los chinos capturan todo lo que hay en el mar?
***
Consultamos a Graciela Fabiano, Directora de la base de DINARA en La Paloma. “Nosotros somos un laboratorio descentralizado de la DINARA, los acuerdos en ese tema se hacen a otro nivel.” – nos explicó, aunque señaló que, si bien la anchoíta “es un recurso muy abundante, hubo una larga historia de antecedentes de explotación en distintas épocas en La Paloma y no había habido recientemente interesados en la explotación. Hoy la anchoíta no la explota ningún uruguayo.” En este sentido, Fabiano dijo que en la experiencia anterior de pesca de anchoíta en La Paloma “había capitales chilenos, y la planta tenía distintos problemas de funcionamiento que hacían que La Paloma oliera mal, y que un grupo importantísimo de vecinos reclamara por mejor calidad ambiental del sitio donde vivían. Se hacía harina de pescado.”
Sobre el método de pesca, Fabiano afirmó que “básicamente se usaba una pesquería de cerco y se sigue usando. En función de cómo se haga puede ser más o menos perjudicial.” – afirmó.


***
El coordinador de la Organización para la Conservación de Cetáceos, Rodrigo García, dijo al ser consultado por La Paloma Hoy que este año vieron la lamentable decisión de que se otorguen permisos para merluza negra para La Paloma y que formaron una Organización que si bien no es un movimiento ambientalista, ya que tampoco se quieren oponer a todo, tienen la idea de proponer lo que consideran lo mejor: un modelo pesquero responsable. En este sentido, García dijo que “la preocupación de la Organización Océanos Sanos – que se creó en noviembre a partir de la preocupación de la firma del tratado de libre comercio con China - es la falta de participación, como siempre, en proyectos en donde las comunidades y los interesados son consultados tardíamente. Me refiero a participación de todos – dijo García - porque aquí hubo participación sólo de algunos en todo esto y que son los interesados. Hay una enorme falta de información en lo que respecta a los permisos de merluza negra, concretamente de qué se trata. Hay una total falta de información de los buques frigoríficos que ya están siendo construidos para venir aquí.” Rodrigo García dijo además que “la mayor preocupación es el modelo pesquero que tiene china, que ha destrozado el Océano Índico, que hoy tienen veda y un modelo de pesca responsable en su país, pero siguen dilapidando los mares donde quedan recursos.”
García nos contó que eso fue lo que le esbozaron al intendente de Rocha el lunes pasado. “Planteamos que acá no son suficientes los permisos de DINARA, acá hay que plantear condiciones mucho más estrictas de control, fiscalización, cuotas de captura, de rastreo satelital de las embarcaciones…”



 http://www.montevideo.com.uy/contenido/Advierten-que-buques-chinos-en-Rocha-podrian-hacer-desaparecer-especies-343252


Pero García fue más allá y coincide con los analistas más experimentados y hasta con los funcionarios y responsables que declaran fuera de micrófono: “Nosotros sospechamos que esto es un Caballo de Troya. Aparenta lo que sucede hoy con la pesca ilegal no reportada y no declarada en aguas internacionales, que lo que hacen es pasarla a buques que descargan en el puerto de Montevideo. Los piratas buscan puertos para lavar esa mercancía. Y está confirmado con documentos que por Montevideo está pasando esta pesca ilegal que es mayoritariamente de barcos chinos con bandera de conveniencia uruguaya para poder entrar en nuestras aguas y descargar en puerto.”
Al finalizar, García indicó que “La gravedad implica una amenaza para todo el ecosistema marino, porque comienzan con la merluza negra, siguen con la anchoíta y van a seguir con otros permisos… Es la apertura a una cadena muy difícil de erradicar después. Nos preocupa que no haya un trabajo participativo de organizaciones internacionales, regionales, etc. Esto no es xenofobia, se trata de un modelo pesquero que arrasa los mares del mundo. Estamos hablando de algo muy grave y que nuestro presidente quiere negociar. No se trata de negar la inversión, sino de ver qué tipo de inversión vamos a abrir…” – concluyó.
***
Antes de finalizar y a modo de cierre a esta primera nota sobre este alarmante proyecto, citamos un informe realizado por Hugo Luján Amaral (quien ocupa actualmente un cargo en la Intendencia de Rocha) publicada en el año 2004 bajo el título Pescadores denuncian irregularidades con la flota china en el puerto de La Paloma. En dicha nota, los vecinos de La Paloma denunciaban que pesqueros chinos pescaban en aguas prohibidas “utilizando redes y equipos prohibidos, comercializando especies prohibidas”. En el artículo, (que puede leerse haciendo clic aquí), el entonces corresponsal en Rocha, escribía, entre otras cosas. “Indican que en ocasión de la llegada de los primeros “barcos chinos” se transmitió esta misma preocupación a la Dinara sobre el otorgamiento de permiso de pesca, y “ésta informó que la decisión favorable al mismo le era impuesta por presión política al más alto nivel y que todo se justificaba pues los armadores chinos vincularían el otorgamiento de permisos a grandes contratos de compra de corvina congelada de la industria uruguaya,…”. Más adelante, la nota describe las irregularidades habituales relacionadas con la actividad de los pesqueros chinos: “Por otra parte, agregan en sus expresiones que a estos barcos también se les permite el uso de redes con un tamaño de malla prohibido para cualquier barco “uruguayo”. “La operación de estos buques en áreas costeras no habilitadas es tan evidente que con frecuencia cada vez mayor irrumpen en áreas exclusivas de las barcas de pesca artesanal, arrastrando con sus redes y materiales de pesca, perjudicando la sobrevivencia de los pescadores artesanales por la sobreexplotación de los cardúmenes y la destrucción de sus medios de subsistencia”.
***
Parece que la historia si no se repite, por lo menos se copia a sí misma… Sin embargo, un dato alentador es que las bases sociales de La Paloma se están organizando para plantear su posición de resistencia firme a un proyecto que genera alarma y preocupación.





.

0 comentarios:

Publicar un comentario